lunes, 22 de septiembre de 2008

¿Quién mató al coche eléctrico?

En 1996 General Motors empezó la fabricación de su modelo EV1, un auto eléctrico de altas prestaciones, biplaza, con detalles de confort de gama media-alta y una aceleración de 0 a 100 en 9 segundos.

El auto no se vendía, se alquilaba por un período inicial de tres años. Un alto porcentaje de los clientes, pasado el tiempo, manifestó su intención de renovar el contrato, e incluso de comprar el vehículo. General Motors, sin embargo, no sólo se negó rotundamente a continuar la producción y comercialización del EV1, sino que haciendo uso de su derecho absoluto procedió también a destruir todas las unidades fabricadas.

General Motors fue la primera en comenzar a destruir unidades de automóviles de propulsión alternativa, pero no fue la única. Lo mismo hizo, aunque de un modo menos impactante, Toyota con su Rav4 EV (producido entre 1997-2003), Nissan con el Passadena Hypermini y Ford con el Range EV (1993-2001) y el Think City (2001-2004).

El desarrollo del EV1 estuvo alentado, en un principio, por la Zero Emision Vehicle Mandatory del Estado de California, institución creada para apoyar el desarrollo de vehículos de emisión local cero. Pero mientras las empresas desarrollaban coches eléctricos pleiteaban, al mismo tiempo, a la ZEV Mandatory para que disminuyera las restricciones y permitiera el uso de tecnologías híbridas. En 2004, por fin, la ZEV reforma sus postulados a favor de las empresas, y éstas, viendo un campo de acción más amplio que podía generar beneficios mayores y a más corto plazo, cambian de política e intensifican el desarrollo de tecnologías híbridas. Hoy Toyota tiene el Prius y General Motors el proyecto Volt, al que presentó como heredero del EV1 en el Salón de Detroit de 2007.

Who Killed the Electric Car? es un documental estrenado en el 2006 el cual explora el nacimiento, la comercialización limitada y la muerte de los vehículos eléctricos de batería en los Estados Unidos, centrándose específicamente en el General Motors EV1 fabricado en la década de los 90. El documental explora las actuaciones que tuvieron hacia este tipo de vehículos las fabricas de automóviles, las industrias petroleras, el gobierno de los Estados Unidos, las baterías, los vehículo de hidrógeno y los consumidores en relación al impedimento que tuvo esta tecnología.



Fuentes:

Wikipedia, en donde aparece la ficha técnica del film
Liberauto

No hay comentarios: