martes, 29 de abril de 2008

Lorenz y el batir de las alas de las mariposas

El pasado 18 de abril murió Edward Lorenz, uno de los principales impulsores de la teoría del caos, famoso por bautizar el concepto del efecto mariposa

El blog Historias de la Ciencia le dedica este artículo, del cual extraigo aquí un pequeño trozo:

[...Lorenz descubre que pequeñas variaciones en las condiciones atmosféricas iniciales da como resultado predicciones metereológicas muy dispares...] Anunció su descubrimiento sin hacer mucho ruido en un congreso científico celebrado en Tokio, el año 1960, aunque sus trabajos no fueron apreciados hasta mucho más tarde. Por otro lado, publicaba sus trabajos en revistas meteorológicas y los científicos de otras disciplinas no los leían. Se necesitaron años para ver que el fenómeno del caos sale en muchas otras áreas de la ciencia: flujos de líquidos en las mareas, olas y tuberías (incluidas arterias y venas), latidos del corazón, fluctuaciones de las poblaciones animales, etc.

Esta sensibilidad del tiempo atmosférico y otros sistemas complejos a las condiciones iniciales se ha venido a conocer como “efecto mariposa” por el título de una publicación que presentó Lorenz en un congreso celebrado en Washington DC en 1972: Una mariposa que bate sus alas en Brasil, ¿puede desecanadenar un tornado en Texas?

Esto, por supuesto, no debe tomarse al pie de la letra (aunque muchos lo hagan), puesto que de la misma manera, otra mariposa batiendo sus alas en China podría evitarlo. Es una metáfora y como tal debe ser interpretada.

Los meteorólogos de hoy dia no se limitan a tomar datos exactos de los puntos de observación, sino que una vez hecha la simulación, repiten los procesos variando ligeramente algunas condiciones iniciales. Una veces, con esas ligeras variaciones, obtienen unas predicciones muy diferentes, y otras obtienen resultados similares. Podemos decir, por tanto, que el tiempo es más caótico unas veces que otras y esta es una de las razones por las que a veces están más acertados que otras.
[...]

No hay comentarios: