martes, 1 de abril de 2008

Miquel Fuster, 15 años viviendo en la calle

A pesar de los años pasados y de la realidad presente, todavía puedo recordar a Victoria, llena de un sentimiento belicoso, pero al mismo tiempo, cargado de bondad.

Cuando en la pension Vila, de las calles Avinyó-Escudellers, decidió venir a compartir la habitación conmigo, en la puerta todavia, con su escaso equipaje en el suelo me dijo: “Miguel, pídeme lo que quieras excepto que deje la heroína”. Hacía años que había empezado a estudiar arquitectura y medicina, y en un viaje a Paris, fue captada por un explotador que la sedujo, la enamoró. Y primero con ruegos y despues con amenazas, palizas y dependencia de la heroina, la obligó a trabajar en peliculas pornográficas. A los 28 años, de regreso a Barcelona, se prostituía de las 11 de la mañana en el cine porno de Urquinaona, Rambla Catalunya, Ramblas, etc. para ganar las 30,000 pesetas que necesitaba para su adicción. Cuando regresaba de trabajar al amanecer, me despertaba haciendome cosquillas en la planta de los pies. Tendidos en la cama, yo le contaba viejas peliculas que ella, por su edad, no había visto. Un dia me dijo: “Miguel, me voy. Creo que te he querido, y por ello quiero evitarte que veas lo que me espera, que ni puedo ni quiero detener”.

Una madrugada en la cafetería Venecia de Nou de la Rambla, me tocaron en la espalda y oí: Dame un cigarrillo, por favor”. Cómo la vi, se me hace dificil recordarlo sin perder toda la entereza que tanto me ha costado recuperar. Mugrienta, ella que siempre iba impecable, con manchas en la cara por la enfermedad, ya en estado definitivo, me puso un dedo en los labios y bajando los párpados como una losa mortuoria, me dijo: “Miguel, he faltado a mi palabra, he venido a despedirme. Pérdoname. Adiós”.

Una mañana , cuando iba al parque de la Ciutadella a pintar, una compañera suya me contó que hacía unos dias habían recogido a Victoria muerta con una jeringuilla clavada en la rodilla izquierda, tendida entre dos containers.




Más ilustraciones y vivencias en Miquel, 15 años en la calle

Entrevista en La Vanguardia

Visto en Con C de Arte

No hay comentarios: